Nuggets de pollo caseros: una receta fácil y deliciosa para preparar en casa con ingredientes simples.

NUGGETS DE POLLO CASEROS: RECETA FÁCIL Y DELICIOSA PARA HACER EN CASA

Sumérgete en el arte de la cocina casera con nuestra receta fácil de nuggets de pollo. Estos crujientes y deliciosos bocados son la opción perfecta para una cena rápida y satisfactoria en casa. Con ingredientes simples que seguramente ya tienes en tu despensa, podrás crear una comida deliciosa que encantará tanto a niños como a adultos.

Nuestros nuggets de pollo caseros son una alternativa saludable a las opciones comerciales, y lo mejor es que son tan fáciles de hacer. Con una combinación de pollo tierno, una mezcla de pan rallado enriquecida con queso parmesano, ajo, cebolla y pimentón, estos nuggets ofrecen un sabor inigualable.

Perfectos como aperitivos para fiestas o como plato principal para la cena, estos nuggets no solo son deliciosos, sino también versátiles. Acompáñalos con tu salsa favorita y convierte la comida en un festín.

Sorprende a tus seres queridos con esta receta de cocina rápida y deliciosa que resalta la frescura de los ingredientes y la calidez de la comida casera. ¡Haz que cada bocado cuente con nuestros nuggets de pollo caseros y disfruta de una experiencia culinaria única!

INGREDIENTES

  • 500 gramos de pechuga de pollo, deshuesada y sin piel
  • 1 taza de pan rallado
  • 1/2 taza de queso parmesano rallado (opcional)
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1 cucharadita de cebolla en polvo
  • 1/2 cucharadita de pimentón
  • Sal y pimienta al gusto
  • 2 huevos
  • Aceite vegetal para freír

PREPARACIÓN

Precalienta el horno a 200°C.

Corta las pechugas de pollo en trozos pequeños, aproximadamente del tamaño de un bocado.

En un tazón grande, mezcla el pan rallado, el queso parmesano (si lo estás usando), el ajo en polvo, la cebolla en polvo, el pimentón, la sal y la pimienta.

En otro tazón, bate ligeramente los huevos.

Toma cada trozo de pollo y sumérgelo primero en el huevo batido y luego en la mezcla de pan rallado, asegurándote de que esté bien cubierto.

Coloca los nuggets en una bandeja para horno ligeramente engrasada.

Hornea los nuggets en el horno precalentado durante 15-20 minutos, o hasta que estén dorados y cocidos por completo.

Si prefieres freír los nuggets, calienta suficiente aceite en una sartén a fuego medio-alto. Fríe los nuggets hasta que estén dorados por ambos lados y cocidos por dentro.

Retira los nuggets y colócalos sobre papel absorbente para eliminar el exceso de aceite.

Ahora tienes deliciosos nuggets de pollo caseros. Puedes disfrutarlos con tu salsa favorita.

Toca aquí para unirte a nuestro nuevo grupo de Facebook, podrás ver y compartir más recetas

Compartir gratis
Protección anticopy activa!