MASA CASERA PARA PIZZA

Las pizzas, son seguramente, una de las cenas más divertidas, la asociamos, sobre todo, con días festivos o especiales. Para que puedas hacerla en casa cuando quieras, os vamos a enseñar a preparar, vuestra propia masa para la base de manera muy fácil y rápida, pero con un resultado profesional. Con esta receta, ya no hay excusa para que no puedas hacer pizza cualquier día.

INGREDIENTES

  • 250 gr de harina de trigo
  • 150 ml de agua tibia
  • 5 gr de levadura de panadería
  • 1 cucharadita de azúcar
  • 1 cucharadita pequeña de sal
  • 1 cucharada grande de aceite de oliva

MODO DE PREPARACIÓN

En un bol, colocamos la harina y con la cuchara, hacemos como tres agujeros en la harina a cada extremo.

En uno pondremos la levadura y tapamos de harina, en otro la azúcar, en el último la sal y también cubrimos con la harina.

Mientras calentamos un poco el agua, queremos que este tibia, un poco caliente, pero sin que llegue a quemar si la tocas. Con unos segundos de microondas, será suficiente.

Añadimos el agua al bol, toda de una vez.

Es muy importante, que usemos las medidas exactas que se detallan anteriormente en los ingredientes, para que nos quede una buena masa, fácil de trabajar.

Con una paleta, iremos mezclando todos los ingredientes, hasta que se integren completamente, obteniendo una masa suave, fácil de manejar y no muy pegajosa.

Entonces con las manos, sacamos del bol, ponemos el aceite y amasamos durante unos minutos, hasta que el aceite también se integre por completo.

Iremos amasando, del mismo modo que le damos forma de bola.

Una vez que la tengamos con forma de bola, la colocamos en el bol tal cuál está en la imagen.

Tapamos con fill transparente y dejamos reposar, dentro del horno apagado o el microondas, será buen sitio.

Dejamos reposar para fermentar durante aproximadamente una hora, en ese tiempo la masa ha debido duplicar su tamaño.
Dependiendo de la temperatura ambiente que tengamos el tiempo puede variar.

Cuando la masa haya duplicado su tamaño, volveremos a amasar unos minutos y nuevamente, dejamos reposar tapada, esta vez será suficiente con media hora.

Transcurrido ese tiempo, sacamos del bol, procurando respetar su forma.

En una superficie lisa, pondremos harina y la colocamos, la cara que estaba visible en el bol, ahora hacia abajo.

Estiramos la masa con nuestras manos, para que quede como las de pizzerías, o también podemos ayudarnos de un rodillo, si nos resulta más fácil.

Cuando la tengamos estirada, la ponemos sobre papel sulfurizado en la bandeja de nuestro horno y sobre nuestra base, ya podremos colocar los ingredientes que más nos gusten.

Toca aquí para unirte a nuestro nuevo grupo de Facebook, podrás ver y compartir más recetas

Compartir gratis
error: El contenido está protegido !!