CÓMO COCER ESPÁRRAGOS BLANCOS FRESCOS DE TEMPORADA

Estamos acostumbrados a consumir el esparrago blanco ya envasado, en tarro de cristal o lata, y es bien cierto que este es un producto que gusta a la mayoría, aunque seguramente alguna vez lo hemos visto fresco en la sección de verduras y no nos atrevimos a cogerlos porque no sabemos bien cómo prepararlos y cómo cocerlos. Para que esto no vuelva a pasar, queremos enseñaros como lo hacía la abuela, porque es muy fácil y cuando los probéis, estamos seguros que os va a encantar su sabor.

INGREDIENTES

  • 1 manojo de espárragos blancos frescos
  • 1 L de agua
  • 1 cucharada pequeña colmada de sal 

MODO DE PREPARACIÓN

Es muy importante que el esparrago sea fresco, que no hayan pasado muchos días desde que fue cosechado, porque cada día que pasa se irá deshidratando y endureciendo. Esto lo podremos ver mirando la base del esparrago, justo por el corte, no debe estar muy seco.

Lavaremos bien los espárragos para quitar toda la tierra que pueda traer.

Receta

Usaremos un mondador de espárragos, pues su corte es un poco más profundo que un pelador de verduras habitual, pero si no disponemos de él, podemos usar el que tengamos en casa, el que usamos para quitar la piel de las patatas, lo único que tendremos en cuenta es que, sobre todo, por la parte de la base del esparrago, procuraremos que los cortes sean más profundos, puesto que esta es la zona más dura y queremos conseguir que los espárragos nos queden muy tiernitos.

Comenzaremos a pelar desde la base de la cabeza hacia abajo, respetando la cabeza puesto que es la parte más tierna del esparrago.

En una olla ancha ponemos el agua y la sal, dejamos calentar a fuego fuerte hasta que empiece a hervir e introducimos los espárragos ya pelados, cuando el agua comience nuevamente a hervir dejaremos cocer durante ocho minutos, pasado ese tiempo apagamos el fuego y los dejaremos dentro del agua caliente aún durante dos minutos más.

Ese tiempo será suficiente para que el esparrago esté bien cocido, pero por supuesto el tiempo va a depender sobre todo de la frescura del esparrago.

Pasados los últimos dos minutos ya podremos sacar el esparrago del agua y lo dejaremos enfriar, al sacar los esparrago, si lo cogemos por el centro, debe tomar la forma de un arco, pero sin romperse, de lo contrario es que los hemos cocido demasiado, y si se quedan rectos será señal de que les falta cocción.

Una vez fríos, ya podremos servir, para comer solos, en ensalada o de la manera que más nos guste.

Toca aquí para unirte a nuestro nuevo grupo de Facebook, podrás ver y compartir más recetas

Compartir gratis