CROQUETAS CASERAS

En esta receta vamos a emplear los restos de verduras y carnes que nos queda de la “pringá” del puchero o caldo casero, os dejamos también aquí el enlace a la receta para hacer un buen puchero o caldo casero, es una receta tradicional, de toda la vida, fácil y económica.

INGREDIENTES

  • 2 dientes de ajo
  • 1 cuarto de cebolla
  • 3 cucharadas pequeñas de mantequilla
  • 3 cucharadas soperas colmadas de harina
  • Carne de pollo sobrante de hacer caldo
  • Carne de ternera sobrante de hacer caldo
  • Patata y zanahoria sobrante de hacer caldo
  • 750 Ml de leche entera
  • Sal, nuez moscada y pimienta molida

PARA EL REBOZADO

  • 1 huevo
  • 1 bol con harina
  • 1 bol con pan rallado
  • Aceite para freír

MODO DE PREPARACIÓN

En una sartén grande ponemos la mantequilla a calentar, cuando se derrita añadimos el ajo y la cebolla en trocitos muy pequeños y los sofreímos un poco.

Mientras si disponemos de picadora, molemos la carne de pollo y de ternera en trocitos pequeños, si no, lo podemos hacer con un cuchillo.

La patata y la zanahoria la vamos a estrujar con un tenedor para hacerla puré.

Cuando el ajo y la cebolla se halla dorado un poco, añadimos la carne y sofreímos.

Luego añadimos la patata y zanahoria removiendo bien para mezclarlo todo.

Después de sofreír durante al menos un par de minutos añadimos la harina, tres cucharadas grandes bien colmadas y seguimos removiendo para integrarlo todo, durante al menos un par de minutos más, para que la harina pierda el sabor a crudo.

Bajamos el fuego, iremos añadiendo la leche por tandas y lo vamos a hacer a fuego bajo.

Ponemos una parte de la leche e iremos mezclando para integrarlo todo, sin dejar de remover, cuando notemos que se ha integrado bien, volvemos a poner otra parte de la leche y repetimos la operación, sin dejar de remover, hasta que se vuelva a integrar.

Añadimos el resto de leche que nos queda y seguimos removiendo.

En ese momento volvemos a subir el fuego a medio, sin dejar de remover con una espátula o paleta.

Le ponemos, sal al gusto, una pizca de nuez moscada, pimienta y seguimos removiendo hasta que se espese nuestra masa.

Sabremos que está lista, cuando al pasar la paleta se pueda ver bien el fondo de la sartén o cuando sacando una cucharada y depositemos sobre el resto, se quede una montañita y no se hunda rápidamente.

Entonces apartamos del fuego y dejamos enfriar.

En cuanto esté a temperatura ambiente, guardamos la masa en la nevera, antes de trabajar, al menos un par de horas o tres.

Transcurrido ese tiempo ya podremos embolar las croquetas, para ello, primero cortamos con un tenedor un trozo de masa, lo pasamos por harina y le damos la forma que queramos.

Lo metemos en el huevo batido y por último lo rebozamos bien con pan rallado.

Es aconsejable volver a meter cuando estén todas, un rato en la nevera antes de freír.

Freimos por tandas, en aceite muy caliente.

Toca aquí para unirte a nuestro nuevo grupo de Facebook, podrás ver y compartir más recetas

Compartir gratis