ENVASADO AL VACIO CASERO

En esta ocasión vamos a desvelar todos los secretos del envasado al vacío por el procedimiento del «baño María» que utilizaba la abuela para conservar  los alimentos de temporada. Esta vez le ha tocado a los tomates, pero piensa que este mismo proceso puedes utilizarlos con otros alimentos y productos frescos y podrás conservarlos como el primer día durante años, sin necesidad de frio, ni ninguna otra atención especial.

Te contaremos algunos trucos que te ayudarán a que este proceso se convierta en algo fácil y practico, además de hacerte ahorrar en tu economía familiar.

PREPARACIÓN

LOS ENVASES

En recetas Abuela María nos gusta reciclar y ahorrar por eso recomendamos ir guardando los envases de cristal que vienen con algunos alimentos, como los espárragos, las legumbres, el tomate frito, la mayonesa, etc…cualquier envase de cristal con tapadera metálica nos puede servir. Y aquí tenemos el primer detalle importante a tener en cuenta, la tapadera del envase tiene que ser metálica ya que el baño maría se realiza con temperaturas de ebullición cercanas a los 100 grados centígrados, por este motivo descartaremos los envases de cristal que no tengan tapaderas metálicas.

Es importante la  higiene en todo el proceso, de forma que si nuestros envases llevan tiempo almacenados, debemos lavar y aclarar bien antes de usar. El lavavajillas será un buen aliado en este proceso sobre todo si tenemos grandes cantidades de envases, pero por supuesto que podemos hacerlo a mano.

LOS PRODUCTOS

tomates para envasar al vacío con baño maría

Preferentemente buscaremos productos de temporada y procuraremos hacer la compra al final de la misma, ya que normalmente suelen estar más feotes de aspecto, pero eso nos da algunas ventajas, más sabor al estar más maduros y un considerable ahorro ya que su precio será mucho más económico que al inicio de temporada.

RETIRAMOS LA PIEL

El primer paso es retirar la piel. Para facilitarnos la tarea vamos a poner agua a hervir en una olla, vamos a necesitar cubrir de agua hirviendo los tomates que vamos a pelar, por eso si son muchos podemos hacerlo en varias tandas, repitiendo el proceso que te explicamos a continuación.

Ponemos los tomates que queramos pelar en un recipiente, añadimos el agua hirviendo hasta cubrir y los dejamos reposar en el agua al menos durante 10 minutos, esto conseguirá que la piel pueda desprenderse con facilidad.

Con un cuchillo retiramos el culo del tomate y lo desechamos, luego nos podemos ayudar de unos cortes en forma de cruz para ayudarnos a tirar de la piel del tomate,

aún así comprobaremos que en unos se desprende casi de inmediato y en otros habrá que tener algo de más paciencia, pero al final todos nuestros tomates quedarán liberados poco a poco de la piel.

Los vamos reservando en otro recipiente para trocearlos en pequeños trocitos, también se puede picar en una picadora o batir con batidora, pero nosotros preferimos trocearlos igual que lo hacia la abuela.

Una vez tenemos los tomates pelados, troceados o picados los vamos introduciendo en los envases de cristal, es muy importante evitar burbujas de aire dentro de los envases y para eso nos ayudaremos de una cuchara de madera o cualquier otro objeto que nos ayude a presionar y liberar esas burbujas que suelen quedar atrapadas.

Rellenaremos los envases casi hasta el borde, dejando solo 2 o 3 milímetros y cerraremos con su tapadera metálica apretando a mano con fuerza ayudándonos de un trapo para que no resbale (nunca golpear las tapas ni utilizar medios mecánicos para cerrar los envases).

BAÑO MARÍA

En una olla grande ponemos los envases ya tapados y rellenamos con agua hasta cubrir, es importantísimo que el agua cubra totalmente los envases y tapaderas de forma que queden totalmente sumergidos, por eso seremos generosos y cubriremos por encima con al menos 3/5 centímetros.

Nuestros envases permanecerán sumergidos, pondremos fuego fuerte y esperamos hasta que el agua empiece a hervir y mantenemos la ebullición durante 20 minutos.

Apagamos el fuego, dejamos enfriar y podremos retirar los envases del agua trascurrida una hora.

MUY IMPORTANTE

Tenemos que evitar golpear los envases sobre todo cuando aún permanecen calientes, ya que esto puede provocar la apertura del sellado de vacío que habíamos conseguido con el baño maría.

CONSERVACIÓN

Nuestras conservas envasadas al vacío con el procedimiento del baño maría, pueden aguantar sin ningún problema incluso hasta 3 años, aunque te recomendamos que no hagas grandes cantidades y las consumas anualmente.

 

CONSEJOS

  • Busca un lugar para almacenar sin grandes cambios de temperatura a ser posible seco, fresco y oscuro.
  • Conservar en posición vertical y no golpear los envases.
  • Puedes reutilizar tus envases de cristal para próximos envasados.
  • Si no quieres arruinar tus conservas NUNCA reutilices las tapaderas metálicas.
  • Utiliza envases pequeños, de esta forma si accidentalmente se pierde el vacío en alguno de ellos solo perderás una cantidad mínima de producto

Toca aquí para unirte a nuestro nuevo grupo de Facebook, podrás ver y compartir más recetas

Compartir gratis